Nuevo informe de la ONU sobre el clima: no hay tiempo que perder

El informe vincula los climas extremos en todo el mundo con el calentamiento global

Las intensas lluvias de principios del verano inundaron Xinxiang, en la provincia china de Henan, al punto de llevar a rescates dramáticos como este. Según un nuevo informe de la ONU, los eventos climáticos extremos en todo el mundo han sido exacerbados por el calentamiento global causado por los humanos.

Cui Nan/China News Service via Getty Images

Read an English version of this story.

La ciencia es concluyente: los seres humanos estamos modificando drásticamente el clima de la Tierra. Ese es el veredicto de un importante nuevo análisis. Los impactos del cambio climático son visibles en todo el mundo, según este estudio. Y se están intensificando rápidamente. Al mismo tiempo, la ventana para revertir algunos de estos efectos también se está cerrando muy deprisa.

Ese informe del 9 de agosto proviene del IPCC. Esta es la abreviatura en inglés del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas.

No hay lugar a dudas sobre el papel de los seres humanos en el cambio climático, dice Kim Cobb. Es una científica climática en Georgia Tech, en Atlanta. También formó parte del equipo que escribió el primer capítulo del informe. Ella dice que ahora podemos afirmar con bastante seguridad que toda una categoría de eventos extremos está relacionada con el cambio climático causado por los humanos.

Para hacer esas afirmaciones, los científicos revisaron estudios de una rama de investigación relativamente nueva. Se conoce como ciencia de la atribución. Esos estudios muestran que el cambio climático está teniendo grandes impactos en todas las partes de nuestro planeta; desde el desencadenamiento de sequías e incendios en el oeste de EE. UU., hasta las olas de calor en Europa y las fuertes inundaciones en Asia.

El nuevo informe descubrió que las cuatro décadas más calurosas desde 1750 —es decir, desde el comienzo de la Revolución industrial— han tenido lugar en los últimos 40 años.

El nuevo estudio también analiza varios escenarios diferentes de cómo podría ser nuestro clima en el futuro. Entre ellos se encuentran quizás los escenarios más esperanzadores. Uno de ellos analizó lo que podría suceder si, para 2050, el mundo logra alcanzar cero emisiones netas de dióxido de carbono. Ese sería el punto donde los gases emitidos se equilibran mediante procesos que pueden sacar esos gases de la atmósfera.

Baylor Fox-Kemper ve “indicios de luz” a finales de nuestro siglo si el mundo puede llegar a cero emisiones netas para mediados de siglo. Fox-Kemper es un oceanógrafo de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island, EE. UU. También fue el autor principal coordinador del capítulo del nuevo informe sobre océanos y regiones heladas de la Tierra. Si se logra ese camino al cero neto, explica, la ciencia parece mostrar que “las temperaturas vuelven a bajar un poco”. No se regresa a las condiciones típicas de los años 1750, dice, “pero sí habría algo de recuperación”.

Aunque otros cambios, señala Fox-Kemper, no se podrían revertir ni en el próximo siglo ni durante mucho más tiempo. Incluso en los escenarios en los que las emisiones de mediados de siglo bajan a cero neto, la situación “sigue siendo bastante mala”, explica. El nivel del mar, por ejemplo, seguirá subiendo aproximadamente hasta el año 2300. Eso se debe en parte al derretimiento del manto de hielo de Groenlandia. “Es posible que ya hayamos cruzado el umbral más allá del cual se podría detener el deshielo de Groenlandia”, dice. Aún así, el informe explica que los recortes rápidos y profundos en las emisiones de gases de efecto invernadero reducirían significativamente el aumento del nivel del mar para el 2100.

El nuevo análisis es la sexta de las evaluaciones masivas que ha hecho el IPCC desde 1990. Para cada informe, cientos de científicos de todo el mundo analizaron datos de miles de estudios. En base a eso, formaron una imagen consensuada de cómo está cambiando el clima de la Tierra y qué papel parecen tener las personas en que se produzcan esos cambios.

El mensaje clave de este informe es el mismo que se publicó por primera vez en 1990, dijo Petteri Taalas. Él habló durante una conferencia el 9 de agosto donde se anunció la publicación del informe. Taalas es el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial en Ginebra, Suiza. Dijo que el IPCC todavía concluye que “las emisiones de gases de efecto invernadero inducidas por el hombre representan una amenaza para el bienestar de los seres humanos y [la vida en la Tierra]”.

burned library building in Greenville, California
The Dixie Fire, California’s largest individual wildfire ever, started July 13, 2021. It left Greenville, including its library (shown), in ruins. The IPCC’s new report finds that people are without question responsible for the planet’s rising temperatures since the late 1800s. The report linked these changes to wildfires and other extreme weather events.Trevor Bexon/Getty Images

Mejores datos, proyecciones mejoradas

Los investigadores entienden el cambio climático mucho mejor ahora que en 1990. Durante los últimos 30 años, decenas de miles de estaciones de observación nos inundaron de información. Los satélites también han estado recopilando datos. Con los modelos computacionales que utilizaron esos datos, se han hecho proyecciones drásticamente mejores de nuestro clima futuro.

La quinta evaluación del IPCC, publicada en varias partes durante 2013 y 2014, fue en sí misma un cambio de juego. Declaró por primera vez que los gases de efecto invernadero liberados por las actividades humanas están impulsando el cambio climático. Esa conclusión sentó las bases para que 195 naciones firmasen en 2015 un acuerdo en París. En este, se comprometieron a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Acuerdo de París estableció el objetivo de limitar el aumento promedio global de las temperaturas a solo 2° Celsius (3.4° Fahrenheit) por encima de los niveles del año 1750. Pero las naciones más amenazadas por el cambio climático temían que este objetivo no fuera lo suficientemente fuerte. Así que las Naciones Unidas hicieron algo novedoso: le pidieron al IPCC que comparara cómo sería la Tierra en el futuro si, en vez de a 2 °C, el calentamiento se limitaba a solo 1.5 °C.

Ese informe especial se publicó en 2018. Reveló cómo solo medio grado de calentamiento adicional para el año 2100 aún podría alterar en gran medida el mundo. Por ejemplo, aumentaría la posibilidad de olas de calor y mares más altos. El doble impacto de los hallazgos de este informe y las temperaturas abrasadoras que hubo en 2019 llamaron la atención del mundo.

Los científicos se sorprendieron por el peso con el que cayó el informe de los 1.5 °C.

Ko Barrett es la vicepresidenta del IPCC. También es asesora principal del clima en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. Trabaja en Silver Spring, Maryland. Barrett ha dedicado toda su carrera profesional a abordar el cambio climático. Incluso para ella, el nuevo informe provocó un replanteamiento de su contribución personal al problema del clima. La gente solía pensar que el cambio climático sería preocupante en un futuro distante. “Lo era ahora mismo”.

El nuevo informe del IPCC enfatiza los efectos locales y regionales que el cambio climático puede desencadenar. Sus autores esperan que este estudio tenga un impacto similar al de 2018. Y su momento es importante: a partir del 31 de octubre, está previsto que los líderes mundiales se reúnan en Glasgow, Escocia. Allí discutirán planes actualizados, y potencialmente mucho más sólidos, para reducir los gases de efecto invernadero y cumplir los objetivos del Acuerdo de París de 2015.

Con los informes anteriores, “el mundo escuchó, pero no oyó. O el mundo escuchó, pero no actuó con la suficiente fuerza”, dijo Inger Andersen. Es la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, o PNUMA, con sede en Nairobi, Kenia. Ciertamente, el PNUMA insta al mundo a escuchar los hechos que están ahora sobre la mesa, señaló el 9 de agosto durante un evento de divulgación del informe del IPCC.

Carolyn Gramling is the earth & climate writer at Science News. She has bachelor’s degrees in geology and European history and a Ph.D. in marine geochemistry from MIT and the Woods Hole Oceanographic Institution.

More Stories from Science News for Students on Climate